DF Más: El plan de Pivotes para reenfocar la agenda post plebiscito


Las frases “5 de septiembre” y “cinco de septiembre” están patentadas desde el 2 julio en NIC Chile. No lo hicieron desde el gobierno. Tampoco miembros de la ex Convención. Ni representantes del Rechazo ni del Apruebo. Lo registraron en Pivotes, el laboratorio de experimentación, innovación e incidencia pública que fundó Bernardo Larraín Matte a fines del 2021 con el objetivo de aportar al debate.

Más allá de la anécdota, la movida refleja el objetivo que se propuso la organización por estos días: movilizar ideas y temas urgentes que han permanecido sin solución estos meses en que el debate constitucional se ha comido la agenda y que afectan a las personas y sus oportunidades de desarrollo.

Y lo hicieron en un momento en que en la opinión pública se planteó que lo importante, más que el mismo plebiscito fijado para el 4 de septiembre, es lo que sucederá -independiente del resultado- posterior a ese día.

“En Pivotes identificamos cuatro temáticas en las que nos queremos enfocar desde el 5 de septiembre, en lo que constituirá nuestro primer programa de incidencia. Son dolores o problemas concretos que se han profundizado en el Chile de hoy, pero que llevan mucho tiempo sin solución”, explica Bernardo Larraín desde la oficina donde se emplaza el family office Olivo Capital, que encabeza su madre Patricia Matte y en el que él participa.

En la conversación están Angélica Cepeda, la directora ejecutiva de Pivotes (ingeniera comercial UC) que asumió en mayo, y Sebastián Rivas, periodista de la U. de Chile y máster en políticas públicas de la U. de Chicago -ex editor general de Audiencias de La Tercera- que se integró al equipo en julio como director de contenidos.

Angélica -quien fundó la marca de accesorios Lounge- participa de esta conversación en forma telemática desde Ciudad de México, donde viajó por unos días para revisar un asunto relacionado a una editorial infantil chilena en la que colabora. “Pivotes es una startup, y todos fomentamos el emprendimiento”, señala Larraín, quien es director de CMPC y Colbún, empresas controladas por la familia Matte.

Por estos días el equipo trabaja en su primer programa de incidencia, al que bautizaron EnFoco. “Poner el foco en lo urgente permite que el debate sobre lo importante –la Constitución– empiece de nuevo, pero esta vez conectado con los problemas y desafíos que marcan el Chile de hoy, sea cual sea el resultado del plebiscito”, dice Bernardo, quien también es ingeniero comercial de la UC y MBA de Stanford.

Hace justo un mes llegó de California, EEUU, donde vivió con su familia por un año. Ahí visitó empresas -entre ellas SpaceX de Elon Musk-, startups e importó ideas y una que otra jerga del ecosistema de la innovación (los emprendedores suelen hablar de “dolores” en vez de “problemas” al momento de idear proyectos). Desde que llegó dedica una parte importante de su tiempo a este proyecto, participando en las reuniones periódicas del equipo ejecutivo y editorial, y aportando con su mirada a los contenidos y las definiciones de los temas a monitorear.

“El estallido social y la pandemia fueron remezones que desconfiguraron el lente con el que la política se aproxima a los desafíos país y a los procesos para darles cauce. A partir del 5-S tenemos que tomar distancia, recalcular la profundidad y volver a ajustar el foco en los dolores, problemas y desafíos concretos que marcan el Chile de hoy. Y tenemos que ajustar el foco de nuevos debates, incluido el constitucional, para que se centre en abrir y no estrechar la cancha de las soluciones”.

“A partir del lunes los focos van a estar probablemente en cómo se va a acordar un nuevo proceso constitucional si gana el Rechazo, o en cómo se van a implementar las reformas que se comprometieron, si gana el Apruebo. Independiente del resultado, el 5 de septiembre empieza una etapa donde la sociedad civil será crucial: no sólo aportará soluciones e innovaciones al debate, si no que además tiene el rol de ser un contrapeso para evitar que el espacio público sea capturado e instrumentalizado por el Estado”, complementa.

EnFoco

Si bien Pivotes viene gestándose desde el 2021, su puesta en marcha comenzó en marzo de este año, donde, en medio de su proceso de creación, generó insumos para aportar al debate constitucional.

En esa línea, hubo cuatro tipos de contenidos: análisis hechos a partir de “big data” en relación a términos y conceptos usados durante la Convención Constitucional, un podcast con expertos que buscaba aterrizar los temas en conversación, herramientas tecnológicas (un buscador y un juego tipo match para escoger opciones de propuestas), y dos documentos fijando posturas.

Comparte:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn