Señor Director:

Magallanes posee un enorme potencial de generación renovable, pero muy poca demanda para aprovecharlo. Por eso hasta ahora no es mucho lo que hemos visto. Tecnología reciente, sin embargo, ofrece una oportunidad: exportar esa generación eléctrica bajo la forma de hidrógeno verde. Así lo entendieron HIF Chile y Enel Green Power. El proyecto Faro del Sur suma 65 aerogeneradores por un total de 325 MW, y US$ 500 millones de inversión.

Sin embargo, la iniciativa fue retirada de la evaluación ambiental porque las observaciones de ciertos organismos públicos sobrepasaron el estándar habitual. El SAG, por ejemplo, solicitó caracterizar rutas y tráfico de las aves en el área durante 12 meses y objetivar las alturas de vuelo para las distintas especies.

En el noroeste de Australia las condiciones naturales son comparables: potencial gigantesco, y muy poca actividad para aprovecharlo. Pero ahí sí avanza el Asian Renewable Energy Hub. Son 26.000 MW de generación eólica y solar destinada a hidrógeno verde, capaz de evitar la monumental cifra de 17 millones de toneladas anuales de carbono en la atmósfera. Dado que no hay duda de cuál de los dos enfoques entrega más impuestos y empleos de calidad, la pregunta siguiente es: ¿cuál cree usted que resulta más beneficioso para el medio ambiente?