El Llanquihue de Puerto Montt: Carta de Angélica Cepeda: Catástrofe educativa

Señor director:

Chile vive una catástrofe educativa no abordada que dejó la pandemia y que se ha intensificado por el devastador aumento en la deserción escolar en Chile durante 2022, que de acuerdo al Ministerio de Educación (Mineduc) supera los 50 mil estudiantes. Es importante entender la implicancia que tiene en la sociedad que estos niños no vuelvan a clases.

El colegio no sólo es un lugar donde los niños aprenden conocimientos, sino donde sociabilizan y comparten, donde reciben educación en valores cívicos y morales. Es el espacio para desarrollar habilidades físicas y sentirse parte de una comunidad, lo que sin duda mejora su autoestima y le da libertad para llegar más lejos y superarse. Y para muchos niños es también un lugar donde se sienten protegidos y apoyados, ya que viven en condiciones muy precarias e inestables.

La deserción escolar empobrece la cultura y el nivel educativo de la sociedad, haciéndola más vulnerable de muchas formas. En Pivotes hemos iniciado un trabajo junto a ex autoridades y expertos para enfocarnos en cómo recuperar los aprendizajes perdidos durante la pandemia, una urgencia para nuestra sociedad. Estadísticas como las dadas a conocer por el Mineduc sólo refuerzan esta necesidad.

Comparte:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn