El Mercurio: Con una masiva convocatoria de figuras de distintos ámbitos debuta EnFoco, el proyecto más ambicioso del laboratorio de políticas públicas Pivotes

El jueves pasado fue un día de estreno para Pivotes, el laboratorio de políticas públicas que preside Bernardo Larraín Matte, expresidente de la Sofofa. Ese día a las 17 horas, en el IF Blanco Recoleta, se dio el vamos al proyecto más ambicioso de la organización: el programa EnFoco, «la primera iniciativa de incidencia pública de Pivotes”, cuenta Larraín. El empresario recuerda que Pivotes se propone promover y conectar con la ciudadanía, líderes de opinión y también líderes políticos, aquellas políticas públicas y soluciones privadas para contribuir a tres pilares: una fortalecida base común de derechos sociales, un renovado ciclo de progreso y bienestar, y un nuevo impulso de modernización del Estado.

“¿Cómo lo haremos? Identificando expresiones concretas de dolores, desafíos, brechas y problemáticas que marcan el Chile de hoy”, cuenta Larraín.

Bajo ese alero, detalla, debutó EnFoco, que busca reunir a actores y expertos de los más diversos ámbitos en torno a foros de debate para «poner el foco” en buscar soluciones públicas y privadas a cuatro desafíos del Chile actual: las brechas de aprendizaje y escolaridad que se agudizaron con la pandemia; la precariedad e informalidad laboral, que nos aleja de un sistema de seguridad social; las falencias del sistema de empleos públicos, donde priman lógicas del amiguismo sobre el mérito; y la pérdida de dinamismo de la economía de recursos naturales. «Estamos priorizando aquellos desafíos que están trabados, que tienen alta tensión ideológica y donde se han instalado ciertas verdades que en nuestra opinión no lo son y que han inhibido la solución”, expresa Larraín.

Para enfocarse en aquello, crearon cuatro mesas de trabajo —o Foros de Debate— para abordar cada uno de los cuatro desafíos, y convocaron a 80 figuras del mundo político, de la empresa privada, la academia y la sociedad civil, entre ellos, los exministros Ignacio Briones, Juan Carlos Jobet, Adriana Delpiano, Rodrigo Valdés y Raúl Figueroa. A ellos se unen el excontralor Ramiro Mendoza; la primatóloga Isabel Behncke; la experta en educación Susana Claro; el ex presidente ejecutivo de Codelco Marcos Lima; la expresidenta del Consejo para la Transparencia, Gloria de la Fuente; el gerente general de CCU, Patricio Jottar; la profesora y exconvencional Lorena Céspedes; la decana de Derecho de la UAI, Isabel Aninat; el exsubsecretario de Hacienda, Alejandro Weber; y los exmiembros del Consejo de Alta Dirección Pública, Beatriz Corbo y Rodrigo Egaña. «También se incorporan personas que viven a diario y en la práctica el desafío, por ejemplo, profesoras, sostenedor y directora de colegio”, subraya Larraín.

La metodología de trabajo fue diseñada por la consultora internacional Bain & Company. En total, serán cinco sesiones —algunas presenciales y otras online—, una de ellas en terreno, «donde cada uno de los foros tiene que proponer cómo empaparse de la realidad que viven las personas afectadas por la problemática».

La primera jornada identificará las principales problemáticas relativas a cada tema, así como los dilemas y tensiones que impiden su solución. En una segunda instancia se identificará a los actores y grupos de interés relevantes, para en un nuevo encuentro desarrollar contenidos, y posteriormente concluir con la presentación y discusión de propuestas y dispositivos para conectar con la ciudadanía y los líderes de opinión.

Decidieron dar el puntapié inicial con «La pérdida de dinamismo de la economía de recursos naturales”, porque, puntualiza Larraín, “no queremos evadir la contingencia, y si bien los cuatro son desafíos de largo plazo, hemos visto el debate sobre el litio donde básicamente hay una verdad instalada que nos parece que debe ser desafiada, referida a que los recursos naturales son mejor desarrollados por el Estado. Acá se está esperando la creación de la Empresa Nacional del Litio, y mientras tanto Chile pasó del primer lugar en producción de litio del mundo, al segundo por lejos. Estamos validando algo que no tiene sentido, como también que la economía de recursos naturales es extractivista y no genera valor, lo que es profundamente falso. Queremos desafiar los mitos que están detrás».

Tras concluir las cinco sesiones, aspiran a “estructurar una coalición de incidencia pública, advocacy, que es mucho más amplia que el foro inicial, y que esa coalición sea el promotor de las propuestas que surjan del foro para alguna de las problemáticas tratadas”. El objetivo final, aclara Larraín, “no es elaborar un documento que sea suscrito, no buscamos un paper, esto es un foro de discusión donde vamos a registrar las coincidencias y divergencias, y de ahí surgirán propuestas”.

Por lo mismo, menciona que para dar visibilidad al debate que se generará, y al contenido y las propuestas finales, la idea es estructurar y articular una plataforma que agrupará distintos dispositivos —como redes sociales, documentales, piezas audiovisuales, etc.— que los miembros de los distintos foros podrán emplear para que cada uno de ellos sea un promotor, ‘haga la incidencia, y así los lineamientos escalen y se conecten con distintas audiencias. Larraín destaca que, además, con el contenido generado quieren ser un habilitador de soluciones para el nuevo proceso constitucional.

El siguiente foro se realizará el 10 de noviembre y abordará «las brechas de aprendizaje y escolaridad”, al tiempo que se efectuará la segunda sesión de ‘la pérdida de dinamismo de la economía de recursos naturales’. Para el 15 de noviembre está programada la primera sesión de las mesas de ‘informalidad laboral» y la de ‘falencias del sistema de empleos público».

En Pivotes estiman que las cuatro mesas concluirán su trabajo entre diciembre y enero, para luego sentar las bases para estructurar una plataforma común.

Comparte:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn