Señor director:

“Crisis educativa (PRIORIDAD)” (sic), dice la pizarra del Presidente Boric que mostró el DF Más en su edición del domingo y que reprodujo ayer su medio. Esto pareciera una burla estando ya a fines de diciembre, tal como se ríe el bufón que se apreciaba dibujado más abajo en esa misma pizarra.

Tras casi dos años de clases a distancia, las clases se retomaron de forma presencial en marzo, y claramente había conciencia mundial de la urgencia educativa; sin embargo, se nos fue el año académico y hechos concretos en Chile para hacerse cargo de esto de parte del gobierno no vemos. Sí se vio urgencia en hacer un nuevo calendario de conmemoraciones educativas, y otros tema de urgencia relativa.

Existían proyectos claros y relevantes que sacar adelante, y tanto el Congreso como el Presidente no le dieron urgencia legislativa. Si es un tema que está en primer lugar, ¿por qué no se retomó la discusión del proyecto de ley de reingreso educativo, o se impulsó la iniciativa que busca modernizar y flexibilizar la SEP para que los recursos puedan ser usados en lo que cada comunidad educativa necesita?

Es urgente tomar medidas y darle urgencia a aquellos proyectos e iniciativas que permitirían actuar con mayor rapidez. Hoy no basta con escribirlo en una pizarra.